Hot! Acerca de declaraciones de algunos dirigentes de la empresa Monsanto

09 de Septiembre de 2013 – Ante expresiones consideradas disvaliosas e inexactas hacia la actual conducción de la Universidad Nacional de Río Cuarto vertidas por el señor Francisco Do Pico, del área de Asuntos Corporativos de Monsanto Argentina, en el diario Puntal de Río Cuarto (página 6 del suplemento Tranquera Abierta del domingo 8 de septiembre de 2013), el Rectorado de esta Universidad Pública Nacional se ve en la obligación de realizar algunas aclaraciones.

Según publicó Puntal, De Pico “lamentó que se haya hablado tan mal de Monsanto en la Universidad Nacional de Río Cuarto. Tema que quisieron tratar con el rector y el vicerrector, “pero nunca nos respondieron ni al pedido telefónico ni al que hicimos por escrito” (sic). Sí pudimos reunirnos con algunos profesores, porque de hecho, hace muchos años que venimos trabajando con grupos de investigación de la universidad, como también lo hace el INTA”. La perspectiva de la construcción de conocimiento tiene como pre-requisito el carácter crítico del acercamiento a la realidad, que no puede ser pensado en los términos malo o bueno, con lo cual preocupa que se hable en estos términos sobre procesos de análisis colectivos y complejos de una Universidad Pública Nacional.

En primer lugar, ha sido el Consejo Superior, máximo órgano de conducción luego de la Asamblea Universitaria, el que emitió, tras exhaustivos análisis, debates investigaciones y antecedentes académicos científicos, su preocupación respecto del desarrollo y/o radicación de estas empresas en Argentina y en América Latina, en particular la multinacional Monsanto.

Concretamente, la Resolución Nº 284 del año 2012 del Consejo Superior expresó su “preocupación referida a la instalación de la empresa Monsanto en la ciudad de Río Cuarto y en las proximidades de Córdoba capital” al considerar que el Estatuto de la Casa de Altos Estudios establece que la UNRC es “un bien social, que debe contribuir a la definición y a la resolución de problemas sociales de los grupos o sectores más vulnerables, al desarrollo económico nacional, a la preservación del medio ambiente y a la creación de una cultura y una conciencia nacional y solidaria”.

La preocupación de la UNRC respecto del posible daño ambiental que generan las empresas multinacionales no es nueva. La Resolución N° 150/12 del Consejo Superior rechazó los fondos de Yacimientos Mineros de Agua de Dionisio (YMAD) al advertir que “las universidades públicas tienen el ineludible deber de comprometerse con políticas ambientales sustentadas en el concepto de justicia ambiental, entendiendo a esta última como la superación de los mecanismos por los cuales las sociedades desiguales, desde el punto de vista económico y social, concentran los recursos ambientales bajo el poder de los grandes intereses económicos y destinan la mayor carga de los daños ambientales del desarrollo a las poblaciones de baja renta, a los grupos raciales discriminados, a los pueblos étnicos tradicionales, a los barrios obreros, a las poblaciones marginales y vulnerables”.

Este Rectorado desconoce quiénes son los profesionales que el señor De Pico dice que trabajan con Monsanto, sí es importante mencionar que el Honorable Consejo Superior de la Universidad Nacional de Río Cuarto “Revisar los convenios vigentes que vinculan esta Universidad Nacional con empresas multinacionales del agronegocio monopólico e instruir a la Dirección de Asuntos Jurídicos de la UNRC que analice los procedimientos conducentes a su rescisión”.

Existe una vasta producción académica y de investigación con una mirada crítica referida a la temática como las de Gustavo Cimadevilla (“Monsanto en Río Cuarto: ¿hay que oponerse?”), Edgardo Carniglia (“Milanesa de Soja, Retenciones y Divisa”, “El Campo y la Ciudad en Clave de Desarrollo Sustentable” y “Las Ruralidades de la Prensa, Agronegocio, Tecnología y Agrarismo”), Liliana Formento (“El sur Cordobés: un antes y un después en el Proceso de Sojización”), Laura Travaglia (“Algunas apreciaciones sobre Monsanto”), Gabriela Maldonado y José Coccaro (“Reflexiones Críticas para repensar el Territorio Hoy. El pretexto de la soja en la Argentina. Vulnerabilidad Social y Ambiental”), Cantú,M., Becker, A. y Bedano, J. “Evaluacion de la sustentabilidad ambiental en sistemas agropecuarios. Desarrollo y aplicación de la metodología del proyecto REDESAR. Albo, M. J. y Blarasin, M. “Nitratos y fosfatos en el acuifero freatico de un agroecosistema. Cordoba. Argentina” XI Congreso Latinoamericano de Hidrogeologia-Cartagena de Indias-Colombia, 2012. Mañas, F; Aiassa, D; Journal f Basic & Applied Genetics, (2009) 20 (1): 09-13.ISSN: BAG 1666-0390, entre otras.

El modelo de agro negocio basado en la producción comercial de semillas transgénicas, agrotóxicos y fertilizantes industriales, se ha impuesto de manera excluyente en la región como modo de producción agrícola, con un avance tan sostenido que pone en peligro de desaparición los métodos orgánicos naturales, tradicionales y originarios, con implicancias ambientales y sociales de consecuencias a futuro imprevisibles. Una muestra evidente de preocupación ciudadana, son las ordenanzas sancionadas en 27 poblaciones de la provincia, generando zonas de protección periurbana a sus comunidades de las aplicaciones con agroquímicos, con fuertes sospechas de implicancias a la salud. A casi dos años de un relevamiento periodístico exaustivo de la conflictividad socio ambiental en el Sur de Córdoba, son los reclamos por agroquímicos en zonas urbanas el conflicto que largamente supera a otras problemáticas ambientales. Además, la lógica de acumulación de riquezas de este sistema deriva en el crecimiento de grupos económicos de presión política que alteran la esencia igualitaria de la democracia, e incluso la ponen en peligro.

Es por todo ello que el Consejo Superior resolvió “Expresar la voluntad política de la UNRC de orientar la educación superior, la investigación y la extensión universitaria en el sentido de las prácticas socio-ambientales sustentables, la defensa de la biodiversidad, la agricultura en función de la Soberanía Alimentaria, la generación de trabajo, la distribución de la riqueza, los modelos agroecológicos de producción de alimentos, la salvaguarda de la salud de la población y la protección del ambiente de los efectos de la contaminación”, como así también “Revisar los convenios vigentes que vinculan esta Universidad Nacional con empresas multinacionales del agronegocio monopólico e instruir a la Dirección de Asuntos Jurídicos de la UNRC que analice los procedimientos conducentes a su rescisión”.

La UNRC a través de sus máximos órganos de gobierno, expresó oportunamente su “desacuerdo respecto de la instalación de las empresas multinacionales del monopolio del agronegocio en particular Monsanto, en la Ciudad de Río Cuarto” y sugirió al Concejo Deliberante que convocara a una audiencia pública para que los ciudadanos pudieran expresarse libremente en el marco del sistema democrático, audiencia que felizmente se concretará el próximo martes en el recinto deliberativo local y de la que participará el Observatorio de Conflictos Socio Ambientales de esta Casa de Altos Estudios.

 

 

Observatorio de Conflictos Socio-Ambientales

Secretaría de Planeamiento y Relaciones Institucionales

Universidad Nacional de Río Cuarto

Fuente: http://www.unrc.edu.ar/unrc/n_comp.cdc?nota=28266