Dos meses de la tragedia ambiental de Taym: “No olvidamos”

Compartimos el comunicado de los Vecinos Autoconvocados “Santa María sin Basura”, al cumplirse el segundo mes del rebalsamiento de los residuos peligrosos de la planta de tratamientos del Grupo Roggio, por las fuertes precipitaciones ocurridas el 28 de marzo pasado.

Taym Santana

Ph: Esteban Morales.

Vecinos Autoconvocados “Santa María sin Basura”

Se cumplieron 2 meses de la inundación y colapso de la Planta de Residuos Peligrosos Taym, ubicada a la vera de la ruta nacional 36, a unos 22 km del centro de la ciudad de Córdoba. Aquel 28 de marzo, gracias a las filmaciones de lugareños pudimos ver la impactante imagen de la planta totalmente anegada, el talud roto y el agua saliendo torrencialmente con dirección Este. Pudimos ver también el agua surcando los campos y entrando a raudales al canal abierto Los Molinos que provee de agua a un 30% de los habitantes de Córdoba.

Los mismos ríos torrentosos habían cruzado el predio donde Cormecor S.A. quiere instalar el tercer basural más grande de Latinoamérica, destruyendo un enorme talud que lo recorre de Norte a Sur.

Los habitantes de los campos linderos a Taym y quienes frecuentamos el “Acampe” ubicado a unas pocas cuadras del lugar, en el ingreso al predio Cormecor S.A., hemos visto la enorme fosa descubierta que tiene la planta Taym dónde acumula cubos de materiales peligrosos que llegan desde distintas provincias. Hemos visto con nuestros ojos dos lagunas de lixiviados, líquidos tóxicos de alta peligrosidad que se recolectan de las celdas. Hemos identificado el particular olor pestilente que exhala la Planta y que muchos días llega incluso hasta Santa Ana. Por eso el impacto de las imágenes que veíamos era tremendo. Porque nosotros sabíamos qué había debajo del agua. La enorme fosa llena de cubos con materiales peligrosos y los lixiviados de las lagunas habían sido arrasados por el agua que los transportaba y escurría por los campos de la zona e incluso habrían llegado al propio canal Los Molinos.

Que el canal estaba altamente contaminado lo confirmó el fiscal Peralta Ottonello quién tomó muestras de agua ese día en el lugar. Sin embargo, a dos meses de aquella catástrofe ambiental permanecemos con la misma incertidumbre: ¿Qué materiales peligrosos se acopiaban en Taym? ¿Qué venenos salieron de la planta? ¿Hasta dónde se esparcieron? ¿Se contaminó el agua que consumen los cordobeses de zona sur y Nueva Córdoba? ¿Hacia dónde siguió el agua contaminada del canal? ¿Qué contaminantes quedaron dispersos en el suelo de la zona? ¿Se vendieron los cultivos contaminados? ¿Qué medidas preventivas deberían tomar los habitantes de la zona directamente afectada? ¿Cómo podría mitigarse el daño?

El gobernador Juan Schiaretti dijo que debería caer todo el peso de la ley sobre la empresa responsable de haber dejado a la provincia “a un tris de una catástrofe ambiental”. Sin embargo, el fiscal que actuó de oficio y declaró que las muestras de agua del canal presentaban alta contaminación, inmediatamente dictó secreto de sumario y remitió las actuaciones al fuero Anticorrupción. Si bien desde allí devolvieron la causa íntegra a la fiscalía de Peralta Ottonello, en dos meses nada se ha sabido de avances en la investigación.

Del Ministerio de Ambiente Provincial dijeron haber constituido una comisión de profesionales para investigar los hechos del colapso de Taym; sin embargo no han otorgado ninguna información oficial al respecto. ¿Cuáles fueron las conclusiones de los expertos? ¿Cuáles son los resultados de los estudios sobre el agua y el suelo? ¿Cuáles deberían ser las tareas de mitigación y remediación de la zona? ¿Debería haberse autorizado la instalación de esa Planta en ese lugar?

Análisis de particulares realizados a una semana de la catástrofe sobre el agua de diferentes puntos del canal e incluso en la salida de los grifos de barrios de zona sur de Córdoba, habrían arrojado altísimos índices de plomo, mercurio, cobalto, níquel, incluso darían positivo fenoles y asbesto.

Si no contamos con información oficial confiable parece que el peso de la justicia y la palabra de nuestros funcionarios, es nulo. ¿Apuestan al olvido?

Los vecinos directamente afectados no olvidamos. Esperamos del gobierno y la justicia una respuesta. El impacto sobre el ambiente no podrá ocultarse indefinidamente. No puede no haber responsables de semejante catástrofe. Catástrofe advertida tanto por los vecinos de la zona como por la propia Defensoría del Pueblo de la Provincia, que en un informe dirigido por el Ing. Di Giusto y hecho público en diciembre de 2016, señaló que Cormecor no debía instalarse en ese predio y que incluso corría peligro de inundación la Planta de Taym.

Entonces, la de Taym no fue una catástrofe impredecible. Fue claramente advertida por vecinos y técnicos. Los mismos que advierten que no puede instalarse en el lugar, sobre varios paleo-cauces, cinco plantas de tratamiento de residuos y tres enormes fosas de enterramiento sanitario de 10 cuadras de largo por 8 cuadras de ancho, con 25m de profundidad, que alcanzarían 20 m de altura cada una. Cerros de basura compactada que podrían ser arrasados por las correntadas. Afirmar lo contrario, habla de la falta de escrúpulos de algunos funcionarios. ¿Soberbia? ¿Intereses mezquinos? ¿Estupidez? ¿Criminalidad?

Ellos dicen que la Universidad aprobó el predio, que garantiza que no contaminará y muchas otras mentiras que algunos medios se encargan de multiplicar. ¿Saben realmente qué es lo que hizo y aconsejó un grupo del Instituto Superior de Estudios Ambientales (ISEA) de la UNC? ¿Han chequeado las afirmaciones de los funcionarios de Cormecor S.A. con los responsables de la UNC?

Un grupo de investigación del ISEA realizó en 2012, a pedido de la Municipalidad de Córdoba, un estudio exploratorio –sin investigación de campo- de los sitios que podrían a llegar a ser aptos para la construcción de las Plantas y los enterramientos sobre un radio de 50km en torno a la ciudad de Córdoba. Luego de marcar zonas posibles en diferentes puntos de ese radio, la elección de los sitios quedaba supeditadas a la realización de un Estudio de Impacto Ambiental más exhaustivo sobre los predios particulares. Ese Estudio de Impacto Ambiental NO LO HIZO LA UNC sino una consultora privada llamada Geoambiental. Un Estudio plagado de información errónea, manipulación de datos, omisiones, de las que hemos dado cuenta en innumerables oportunidades. Sería necesario consultar a los referentes del ISEA si ellos realmente avalan el predio en cuestión como “apto”.

Es preciso señalar que el Estudio realizado por Geoambiental sobre el predio cuestionado no cumple con las propias recomendaciones del ISEA. Por ejemplo, en relación al Escurrimiento superficial el informe de la Universidad señala en la página 138: “Por tratarse el presente de un estudio general sobre potencial/es sitio/s para el tratamiento y disposición de RSU, no de una evaluación de impacto ambiental y dado los plazos de realización (90 días), se aclara que en caso de que se tomara la decisión de un sitio en el radio cercano de alguna de estas áreas de protegidas se deberán profundizar los diferentes aspectos con estudios específicos.”

El ISEA, además advierte en la página 160 que: “La instalación de un relleno sanitario en áreas de inundación, puede resultar perjudicial al desempeño de las funciones básicas del sitio de relleno, acarreando consecuencias desfavorables para el ambiente, a través de emisiones de elementos contaminantes. En el manual técnico de Criterios para la Disposición de Residuos Sólidos, se establece como límite para la definición de áreas restringidas a la instalación de vertederos al área de inundación de 100 años de recurrencia. Así mismo se indican efectos potenciales si el sitio se ubica dentro del área de inundación correspondiente a 100años de recurrencia; se puede estar modificando la morfología del cauce debido al relleno y se corre riesgo de arrastre de residuos perjudiciales para la salud y el ambiente durante crecidas.”

Sin embargo, Cormecor S.A. eligió un sitio inundable y el estudio de recurrencia de lluvias de Goambiental tomó solamente 25 años, en vez de 100. ¿Creen entonces que la Universidad puede avalar este predio?

Recordemos que Cormecor S.A. había seleccionado e incluso expropiado otros predios anteriormente basándose en el mismo informe del ISEA. Expropiación que luego debió anular. Algunos intendentes que hoy intentan legitimar la elección de este predio citando a la Universidad, años atrás la cuestionaron por haber indicado como aptos predios que no lo eran.

Es hora de actuar consecuentemente. El Tribunal Superior de Justicia ha confirmado las objeciones técnicas presentadas por los vecinos, aunque muchos intendentes se hagan los distraídos. Parte de la solución es reconocer que el predio ubicado junto a Taym NO ES APTO y construir de manera urgente soluciones ecológicamente sustentables para sus ciudadanos.

A dos meses de la tragedia ambiental de Taym exigimos Verdad, Justicia y Remediación.

Que se derogue la ley que declara expropiables los terrenos ubicados junto al predio de Taym.

Deja un comentario


cinco + dos =

Your email address will not be published. Required fields are marked *