“Estamos con la misma fuerza y con la misma desesperación de cuando empezamos” Madres y padres de Ayotzinapa

Por Heriberto Paredes para Agencia Autónoma SubVersiones.org
Fotografías de Jorge Ramos, Lucero Mendizábal, Brenda Burgoa, Elis Monroy, Juan Manuel García y Amaranta Marentes.

Han pasado 6 meses desde la desaparición forzada de 43 estudiantes normalistas, sus familiares siguen buscándolos con todos los recursos que tienen a la mano. No han descansado ni un día y han recorrido el país en todas sus direcciones llevando el rostro de sus hijos, llevando su palabra sencilla a cada foro o espacio que se abre y con una extraordinaria claridad han expresado la demanda fundamental: «vivos se los llevaron, vivos los queremos».

Durante estos 6 meses hemos visto, por un lado, la solidaridad de buena parte de la sociedad mexicana y por él otro, el descaro del Estado mexicano ha sido total, a pesar de su responsabilidad no ha hecho sino intentar cerrar el caso sin dar resultado alguno. Para el gobierno mexicano, los normalistas están muertos aunque para las familias y los especialistas que los acompañan en esta búsqueda existen indicios de que los 43 jóvenes pueden estar con vida. Tal y como dijeron los mismos padres y madres en el mitin de cierre en la manifestación de este 26 de marzo: «El gobierno siempre ha jugado con nosotros, nos ha mentido siempre».

Con mucha rabia sabemos que esta es también una realidad para el resto de familias que buscan a los más de 30,000 desaparecidos en el país.

Una reducida manifestación –cubierta por un gran número de reporteros nacionales e internacionales–, fue la expresión de una cara de la solidaridad que se tiene con las familias de los normalistas desaparecidos. Alrededor de 2000 personas (siendo optimistas) salieron a las calles de la capital mexicana para enarbolar la exigencia de presentación con vida de los estudiantes, entre contingentes universitarios de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM) y organizaciones sociales como el Frente Popular Francisco Villa Independiente, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) y estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa.

Como en todas las manifestaciones y protestas anteriores, el comité de familiares de Ayotzinapa encabezó la movilización y al llegar a la explanada del Monumento a la Revolución algunos padres y madres compartieron su palabra. Lo que sigue es una hilación que pretende mostrar las consideraciones que se dieron sobre varios temas dando prioridad a las familias y no a la opinión de quien escribe.

Sobre el tema de las elecciones en Guerrero la postura de madres y padres de los estudiantes desaparecidos es muy clara, para ellos «no puede haber elecciones, porque faltan 43 vidas, 43 estudiantes, 43 inocentes que su único delito fue entrar a la Normal para estudiar y ayudar a las comunidades». En este sentido su exigencia es contundente: «Mientras no presenten a nuestros hijos no habrá elecciones».

Para las familias el tema de la gobernabilidad fracturada en Guerrero es fundamental y por ello argumentaron que defenderán y fortalecerán los gobiernos populares surgidos a partir de los «usos y costumbres de los pueblos, así como los consejos populares, aunque sabemos que es un proceso difícil».

Sobre el tema de las elecciones en Guerrero la postura de madres y padres de los estudiantes desaparecidos es muy clara, para ellos «no puede haber elecciones, porque faltan 43 vidas, 43 estudiantes, 43 inocentes que su único delito fue entrar a la Normal para estudiar y ayudar a las comunidades». En este sentido su exigencia es contundente: «Mientras no presenten a nuestros hijos no habrá elecciones».

Al mencionar la falta de credibilidad de las familias hacia el gobierno estatal y federal, sus instituciones y sus «versiones históricas», los padres y madres expresaron que existente muchos detenidos que supuestamente participaron en la desaparición de los estudiantes por lo que consideran que «deben ser acusados de desaparición forzada». Agregaron, también que exigen la «apertura de nuevas líneas de investigación que lleven a la presentación con vida de los estudiantes ya que existen pruebas contundentes de la participación del ejército en la desaparición de nuestros hijos».

Mencionaron como una ofensa que el Instituto Nacional Electoral, a través de algunos de sus funcionarios, buscaron a uno de los normalistas desaparecidos para expresarle que fue seleccionado como funcionario de casilla en el siguiente proceso electoral. Ofensa tras ofensa expresó su padre frente a las personas asistentes a la movilización.

Otros mensajes que compartieron estuvieron dirigidos a la solidaridad y al momento en el que se encuentran tras 6 meses de lucha exhaustiva:

«Nosotros les pedimos, como familiares, que estén con nosotros, en las marchas y en la lucha»

«Venimos a decirles que no pararemos ni nos venderemos jamás»

«Vicente Guerrero se está manifestando no sólo en Guerrero sino en todo México, es por eso que les invitamos a luchar hasta encontrar a todos las y los desaparecidos»

«Creo que el dolor de madre ya se volvió furia. No tenemos miedo, seguiremos luchando y por eso les pedimos que luchen con nosotros hasta derrocar a este gobierno»

«El movimiento de los familiares de los 43 no es para sembrar el odio en el pueblo de México»

«Sin ustedes no estaríamos de pie. Gracias»

Deja un comentario


seis + cuatro =

Your email address will not be published. Required fields are marked *