Hot! Fiscal Gómez: “Toda zona debe considerarse roja hasta que Nación apruebe la ley de bosques provincial”

Por Julián Santi Vargas | Valle de Punilla

La reciente visita del Fiscal Federal Antonio Gustavo Gómez al Valle de Punilla, ha sido reveladora, clarificadora y simiente de lo que puede llegar a ser un cambio de eje medular en la planificación urbana de nuestras sierra chicas. En palabras del fiscal, la Ley Nacional de Bosques Nativos está por encima de la Ley de Bosques Provincial y dado que Nación no envía los fondos para la implementación de la Ley Provincial por considerar que el grado de preservación de dicha normativa es inferior al de la Ley Nacional, toda zona debe considerarse roja en tanto y en cuanto la Secretaría de Ambiente de la Nación no apruebe la ley provincial y envíe los fondos correspondientes para conservar el status quo de quién posee un lote en una zona roja. En ese sentido, el Fiscal propone utilizar la ley Nacional de Bosques Nativos como plantilla base para determinar, luego de un proceso de participación social y popular, las que serán calificadas de zonas verdes, amarillas y rojas, según los casos particulares de cada pueblo.

 “La ley Nacional de Bosques Nativos puede ser una buena plantilla para comenzar a discutir en cada pueblo las que serán calificadas de zonas rojas, amarillas y verdes, metro por metro, con discusión pública y participación social”.

El pueblo de Capilla del Monte apenas puede asimilar semejante cambio de eje jurídicopolítico que propone el reconocido fiscal federal, en el marco de la  fuerte discusión por poner cota a la construcción y empezar a proteger las sierras. Cuando en el programa radial Entre Mate y Mate (que conduce Federico Fumiato por Radio Del Sol de Capilla del Monte de lunes a viernes de 11 a 13h. en el 89.5 del dial) se le preguntó al fiscal sobre qué puede pasar con la gente que está construyendo en sectores de bosque nativo, e inclusive en zonas medianamente urbanizadas calificadas de amarillas, dado de que existe un rumor de que puede advenirse  una catarata de juicios al municipio por quienes compraron tierras y ya no podrán construir, la respuesta del fiscal fue otra pregunta: ¿Quién autorizó dicha obra? Según la Ley Federal de Bosques Nativos, para que el municipio habilite un sector de la localidad (inclusive por debajo de la cota 1050) para lo que podría ser un loteo, en caso de una zona amarilla medianamente urbanizada, debe realizarse en primer lugar un Estudio de Impacto Ambiental (EIA) , que determine de donde se sacará el agua y que se piensa hacer con las aguas servidas entre otros requisitos que deben cumplirse, en segundo lugar, debe realizarse una audiencia pública hasta lograr el consenso suficiente para aprobar un loteo o cualquier tipo de edificación en las sierras. Por lo tanto, ya que la Pcia de Córdoba está en una zona roja para la ley Nacional de Bosques Nativos, cada edificación que se realiza en nuestras sierras sin los procedimientos antes mencionados se sale de la ley y aquel funcionario que la permite se sale de la ley nacional y se convierte en un delincuente, según palabras del propio Fiscal.

En nuestra provincia, es de público conocimiento que se están realizando emprendimientos y edificaciones sin control en la mayoría de los pueblos, y el temor al fantasma de los juicios vuelve a aparecer pero esta vez a la inversa:

“Ahora podría venirse una catarata de juicios a todos los municipios que están autorizando edificaciones sin el estudio de impacto ambiental correspondiente.”

viewer

Imagen cerro “El Manzano” Huerta Grande.

Dado que nuestra ley provincial de bosques es inconstitucional y no se ajusta a las leyes  nacionales, por cada ladrillo que se coloca en la Provincia de Córdoba sin el EIA correspondiente, hay detrás un funcionario corrupto, y se abre entonces la posibilidad de realizar una denuncia penal y solicitar se demuela dicha construcción.

El Fiscal Antonio Gómez, alienta los pedidos de información pública y que se realicen las posteriores denuncias penales en los casos que no se ajusten a la Ley Nacional de Bosques Nativos, ya que si en todos los pueblos se hace justicia, cada caso tendrá más fuerza, y cada denuncia penal sirve de jurisprudencia para la siguiente.

Los fantasmas viven en la oscuridad y su mayor arma es el miedo, pero todo puede desplumarse en un segundo si se echa luz en el asunto, la Ley Nacional de Bosques Nativos amparada en la Justicia Federal, reúne los elementos necesarios para iniciar una catarata de querellas judiciales a todos los intendentes que están permitiendo edificaciones o emprendimientos en cualquier sector, sin su respectivo EIA y posterior audiencia pública.

Conversando off the record  con el fiscal, si hacemos una analogía con el tan mentado Código de Faltas provincial, que no se ajusta a la Constitución ni a las Leyes Nacionales, por cada persona detenida en aplicación del Código de Faltas, podría iniciarse una acción penal  al Comisario de turno y la posibilidad de sacarle mucho dinero al Estado Provincial por ese delito.

Pachamama ha dicho: “es hora de perderle el miedo a los fantasmas, y empezar a hacer justicia.”