Hot! La justicia obliga a remediar el vertedero de Bouwer

Una inspección ocular fundamenta el fallo y emplaza a la captación y tratamiento de gases y lixiviados.

103_7468 (1) (1)

Por Bouwer Sin Basura.

La Municipalidad de Córdoba fue emplazada por la Justicia a remediar el vertedero de residuos de Bouwer. Así lo dispuso el pasado lunes la jueza de primera instancia de Alta Gracia, María Graciela Vigilanti, tras intervenir en la demanda realizada por 43 habitantes de Bouwer, la Fundación para la Defensa del Ambiente (Funam) y la Fundación Club de Derecho. La presentación fue realizada el pasado 8 de noviembre ante los Tribunales II de la ciudad de Córdoba y cuenta con el patrocinio letrado del abogado Federico Macciocchi.

En una conferencia de prensa en la que dieron a conocer la noticia, la agrupación vecinal Bouwer Sin Basura y Funam calificaron el dictamen judicial como “altamente positivo, justo e impostergable”. El intendente de Bouwer, Juan Lupi, coincidió con que la medida era “sumamente necesaria”. Tras 28 años de recibir basura y a 3 años del cierre del vertedero “ahora deben cumplir un mandato judicial. Deberán por fin presentar un proyecto serio que respete la estricta ordenanza 33/2013 de Bouwer, en donde se describen las exigencias a cumplir en el proceso de remediación”.

El fallo emplaza a la Municipalidad de Córdoba a la captación y tratamiento de gases y lixiviados en todo el predio, pero especialmente en la fosa 9: último lugar de disposición de basura con dimensiones aproximadas de 17 metros de profundidad, 15 metros de altura, 300 metros de ancho y 800 metros de largo.

“Calamitoso” es el estado del predio.

El pronunciamiento judicial tuvo lugar después de dos audiencias de partes en los Tribunales de Alta Gracia y una inspección ocular al enterramiento de Bouwer, en donde se constató que el estado actual del predio sigue siendo “calamitoso”.

Tras ingresar al antiguo vertedero acompañando a los vecinos de Bouwer, el biólogo Ricardo Suárez declaró que “la basura continúa expuesta, las membranas de la fosa 9 están resquebrajadas, y sin mantenimiento, mientras que los lixiviados -líquidos residuales- contaminan el suelo y las aguas subterránea. Además los gases totales que contienen sustancias tóxicas y cancerígenas siguen contaminando el aire que respiran los vecinos de Bouwer, dado que nunca fueron captados y ni tratados”.

El Dr. Raúl Montenegro, presidente de FUNAM y actualmente profesor invitado en la Universidad de Franche-Comté (Francia) saludó el fallo y destacó que tanto la Municipalidad como la Provincia de Córdoba “hasta ahora solo recordaron la remediación de Bouwer cuando les sobró tierra en el actual vertedero de Piedra Blanca y necesitaron deshacerse de ella. La falsa remediación pretendida quedó al descubierto. A partir de ahora, nada de venteo de gases sin tratamiento, ni simulacro de captación y tratamiento de lixiviados. Tendrán que financiar una clausura y postclausura previamente sometidas a las normas vigentes y audiencia pública. Esto les costará bastante más que solo trasladar tierra sobrante y desparramarla por encima de la basura”. Montenegro también recalcó que la Municipalidad de Córdoba es “civilmente responsable por todos los daños y perjuicios que provocó la falta de remediación durante tres años”.

El asesor técnico de la Municipalidad de Bouwer, Mgter. Adolfo González, recordó que en el lugar “también funcionaron una fosa para la descarga de residuos industriales y un incinerador de residuos patógenos del que incluso se retiraron partes sin haber sido previamente remediado, lo que constituye una acción totalmente irresponsable que expande el riesgo a nuevos lugares y personas. La remediación del predio debe incluir también estas fuentes contaminantes”.

Continúa la lucha vecinal contra un nuevo vertedero.

“Que la Justicia ordene la remediación del predio es sumamente importante en el marco de nuestra lucha posterior al cierre del vertedero en 2010. Este pronunciamiento le da más legitimidad a nuestro histórico reclamo. Es un reconocimiento de que teníamos razón con lo que estábamos pidiendo”, manifestó la vecina Isabel Pires.

“Estamos contentos porque la jueza nos recibió y nos escuchó y también vino a ver qué era lo que estábamos denunciando. Estuvo en el predio, corroboró lo cerca que están nuestras casas de este gran monstruo contaminante”, relató la vecina Mónica Rescala.

“Lo que hizo la jueza es lo que deberían haber hecho los técnicos de la Universidad Nacional de Córdoba antes de dictaminar que el pueblo, las casas y las escuelas de Bouwer constituyen una zona ‘óptima’ para recibir un nuevo mega-vertedero donde albergar la basura de Córdoba durante los próximos 30 años”, apuntó la comunicadora Nayla Azzinnari, asesora de los vecinos agrupados en Bouwer Sin Basura.

“Si tras una visita al predio la justicia resuelve que hay que remediar, es porque el desastre resultó evidente. Esto habla del modo que tiene la Municipalidad de hacer las cosas, mal, y del modo de no arreglarlas pese a sus promesas. Este fallo es todo un antecedente frente al pretendido nuevo proyecto, al que seguiremos resistiendo”, puntualizó la vecina Daniela Arce.

Sigue en curso la Acción de Amparo.

La decisión de la Jueza María Graciela Vigilanti derivó de la masiva acción de amparo contra la Municipalidad y la Provincia de Córdoba presentada en Tribunales II el pasado 8 de noviembre para que cese el daño producido en Bouwer por el vertedero de basura (que es el segundo más grande a nivel nacional y que sigue sin ser remediado desde su cierre el 1 de abril de 2010), la fosa de residuos industriales y el incinerador de residuos patógenos, que funcionaron dentro del mismo predio.

Una semana después de la presentación, el juez de Juzgado de Control N° 6, Agustín Spina Gómez, se declaró incompetente y derivó la causa a los tribunales de primera instancia de Alta Gracia. Invocando las “facultades oficiosas” que otorga la Ley General del Ambiente N° 25.675, la jueza María Graciela Vigilanti emplazó a la Municipalidad de Córdoba a remediar el vertedero de Bouwer, si bien no se avocó a la causa por entender que no corresponde a su jurisdicción y devolvió el expediente al juzgado original para que éste resuelva sobre la cuestión de fondo. Eventualmente, el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) podría decidir a qué juzgado corresponde la causa.

La acción de amparo fue promovida por 26 adultos y a través de ellos también por 17 menores. “El fundamento principal de haber incluido a los niños como actores está en una de las características del daño ambiental: es intergeneracional. Además de ser actual, el daño ambiental es futuro. Y los niños son el mañana, son ellos a quienes debemos dejarles un ambiente sano”, apuntó el abogado Federico Macciocchi. Cabe recordar que en Bouwer la tasa de mortalidad infantil para los últimos 13 años es de 22,01 muertes por mil, cifra que duplica la media provincial.

Contexto histórico.

Durante 28 años, la basura de la ciudad de Córdoba y otros 17 municipios periféricos fue depositada en las inmediaciones de Bouwer, una localidad cordobesa de 2.000 habitantes y 106 años de historia ubicada 17 kilómetros al sur de la capital provincial. Más de 12 millones de toneladas de residuos fueron dispuestos en 8 fosas sin membranas y una gran fosa con una montaña de basura de 300 metros por 800 metros, aproximadamente. En el año 2010 el predio fue cerrado debido a una intensa lucha protagonizada por los vecinos de la zona, la Municipalidad de Bouwer y la Fundación para la defensa del ambiente (Funam). Sin embargo, no se efectuaron desde entonces tareas tendientes a reducir el daño ambiental y sanitario provocado por el vertedero, cuyos gases y lixiviados siguen sin ser tratados. Además, funcionaron en el mismo lugar un incinerador de residuos patógenos y una fosa para residuos industriales.

A tan solo metros de ese predio se encuentra el caserío de Potrero del Estado (perteneciente a la localidad de Bouwer) y el jardín de infantes y escuela primaria y secundaria Cornelio Saavedra.

En este contexto, los gobiernos de la ciudad de Córdoba y la provincia de Córdoba proyectan poner en funcionamiento un nuevo vertedero de residuos a tan solo 600 metros del cerrado hace tres años. El próximo enterramiento tendría una vida útil de al menos 30 años, recibiendo durante ese período unas 24 millones de toneladas de basura. El lugar fue decidido por la Municipalidad de Córdoba gracias al aval del ISEA (Instituto Superior de Estudios Ambientales), un organismo de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC). En un estudio encargado por la Municipalidad, el ISEA califica de “óptima” la zona de Bouwer para la instalación de otro enterramiento. Dicho informe es duramente cuestionado por no haber contemplado la radicación de viviendas próximas al predio, la existencia de antiguos basurales, y la ya delicada situación sanitaria de su población.

Deja un comentario


nueve + = trece

Your email address will not be published. Required fields are marked *