Vísperas del 15 de Febrero

Compartimos un testimonio, en primera persona, de una de las daminificadas por las inundaciones, ocurridas en las Sierras Chicas a partir del 15 de febrero de 2015.

12688205_592364250915225_1260509041034180196_n

Por Liliana Roca (*). Especial para ECOS Córdoba

En vísperas del 15 de febrero, esa noche hicimos unas pizzas. Una música. Una cerveza. Risas. Me gusta reírme. Mi mente una y otra vez recurre a esa noche, para no olvidarme cómo era nuestra vida antes de esta larga y triste vigilia.

Nos levantamos a las cuatro, entramos las cosas, tomamos unos mates y nos venció el sueño. Al otro día nos despertó mi vieja por teléfono.

“¿Vieron lo que dicen por la radio?”.

“No, no”.

Colgué el aparato y venía el agua. No se escuchó más nada. Solamente vidrios rotos. Puertas. Cosas que se escapaban por la ventana. Nos dimos cuenta por nuestros perros, que buscaban el refugio, junto con nosotros.

Quería agarrar las cosas, pero ya era tarde. Hasta que mi compañero me dice: “No hay nada que hacer. El agua nos tapa”.

Rompió el techo y nos subió. No eran las cosas materiales la que nos importaba. Las cosas nos atropellaban. Y se fueron por la ventana. Estuvimos más de seis horas arriba del techo.

Mi nena me decía: “Mamá, no mires. No mires lo que trae el río”. Y el río se llevó nuestros sueños.

Pasó un año. Y todavía esperamos. Porque nos mandaron a remangarnos y a sacar barro. Nos dijeron que esperemos.

No queremos esperar más.

Exigimos respuestas que estén a la altura de lo que nos pasó.

Queremos recuperar nuestros sueños.

Queremos recuperar la vida que teníamos, antes del 15 de febrero.

(*) Vecina de Río Ceballos, artesana e integrante de Asamblea de Sierras Chicas.

Deja un comentario


cuatro + uno =

Your email address will not be published. Required fields are marked *