La “vista gorda” a la Independencia

Pasaron por Córdoba los “Foros por la Nueva Independencia” y dejaron varios interrogantes sobre las problemáticas sociales de los cordobeses. Vecinos de V.U.D.A.S fueron partícipes y analizaron la idea de independencia según su contexto político, cultural y ambiental.

Supuestamente hablamos de “espacios federales para la visibilización, el desarrollo, la profundización y la sistematización del debate político cultural” promovidos por Ricardo Forster, quien definió además éste ámbito; “Es un espacio que defiende convicciones políticas y que defiende la idea de una patria cada día más justa y emancipada, libre e insertada profundamente en América Latina”.

Por Melina Dassano | @MeliDassano

En principio tratamos de unir la idea de un foro, su sistematización y el trabajo en comisiones, entre debates de saberes y el intercambio entre un público que no necesariamente usa “calculadora científica” para crear cultura, claro sobre todo si hablamos de una mirada regional y diversa. Así el Ministerio de Cultura de la Nación ideó los “Cuadernos por una Nueva Independencia, balance entre dos Bicentenarios” donde se realiza un balance actual que propone “el lenguaje de la pluralidad de las geografías heterogéneas, el país que deseamos ser”, en un momento actual de Argentina.

Ya existe una mirada histórica sobre la independencia, varios pensamientos se han sumado a participar sobre nuestra América, hoy es válido el debate, se lo considera importante pero en tiempos actuales no puede estar limitado solo a una problemática social, porque se aleja de toda pluralidad.

Consultamos la editorial de Zygmunt Bauman, sociólogo polaco, el cual considera a la cultura, la salud y la educación, reducidas a simples mercancías. Y precisa “Tal miopía resulta en sacrificar la calidad de vida de las generaciones futuras a los caprichos efímeros y comodidades del presente”. Reflexiona sobre “Prevenir catástrofes similares requeriría llamados a repensar y reformar nuestra filosofía de vida y nuestro modo de convivir, de hecho, una especie de revolución cultural, y como ya se ha indicado, el cambio cultural toma tiempo y evade imperativos y gestión”. Y como el fin del Foro es compartir un amplio debate a mediados de año en Tucumán, hacemos visible a los actores que buscan ser parte de ésta Patria Grande que deseamos.

Somos Cultura

En una nota de Carlos Pisoni, hijo de desaparecidos (Cuaderno N 2, página 32) se refiere a la memoria y dice: “Un sentido popular de la memoria, esa que los pueblos mantienen en acción para oponerse cuando rigen políticas oficiales de olvido y para mantener vivo el recuerdo”. Con la participación en este Foro de los vecinos de barrio San Antonio del sur cordobés, me pregunto qué habrán pensado cuando leyeron alguna de éstas teorías. Si se han sentido representados he incluidos en estos espacios, dentro de los considerados defensores del territorio debido a que está en juego la legitimidad de su acción. Su reclamo se bate y debate por la memoria de los que ya no están, y el “futuro” de los presentes y en ésta lucha señalaron a un responsable y le dijeron NO a PORTA Hnos.

Silvia Cruz vecina damnificada por contaminación de gases emanados de la planta de bioetanol Porta Hnos. no sabía si participar, en ese entonces me consulta cómo veía este acercamiento, porque a decir verdad el  intelectual dentro de su ignorancia, no visibiliza muchas veces el lenguaje cultural de muchos barrios y menos puede lograr interpretar los problemas más urgentes de las ciudades. Así la diversidad cultural que atraviesa el problema, la “inseguridad social”, y la identidad de quienes somos y hasta donde podemos pelear por la vida, los ha llevado  a buscar una nueva independencia.

Es imprescindible su participación en la universidad, un espacio público en constante debate,  por lo cual le sugerimos que vivan su experiencia y esto nos contó: “El pasado 27 de Marzo desde la asamblea de vecinos autoconvocados por el conflicto con la alcoholera Porta Hnos.(V.U.D.A.S), asistimos a éstos Foros abiertos que desde la Universidad Nacional de Córdoba se proponían y cuyo enfoque fue: “poner en palabras con el lenguaje de la pluralidad, revisando procesos y actores en éstos tiempos” informa Silvia.

Se habla de un “espacio federal” según palabras de la ministra de cultura de la nación, Teresa Parodi.

…”La comisión 3 ( ) a la cual asistimos y solo oímos detenidamente, planteó la problemática de la seguridad en la Argentina desde las coordenadas de los modelos de desarrollo económico y social, el trabajo, la justicia y los derechos humanos , la criminalización mediática, cultura del miedo y construcción de sujetos peligrosos del siglo XXI”.

Aquí centramos nuestra atención …”modelo económico , crímenes y derechos humanos”.

En nuestro escaso conocimiento pero enriquecedora experiencia de vida, pudimos entender con claridad al Sr. Gabriel Pérez ( Juez de la Cámara de acusación de Córdoba y profesor de derecho penal de la Universidad Nacional de Córdoba) cuando se refería >>

“Poder decir algo que no sea hipócrita, el problema de selectividad penal donde se persigue al más pobre, nos confronta con clases, indicios que muestran que hay un problema de inicio de la justicia por lo que hay selectividades, inseguridad, incapacidad del Estado, seguridad jurídica, presión mediática, medidas cautelares de inconstitucionalidad de leyes. Generan inseguridad jurídica, que los sectores necesitan respuestas, por donde pasan los criterios, razón de justicia legítima. Raro que un juez falle a favor de un operario, consejo de la magistratura asigna más puntaje a quienes hacen un curso que aquellos que tienen doctorados. Aquella persona que viene desde afuera que no se ha criado dentro del poder judicial tiene más sensibilidad respecto de los afectados que aquellos que no salieron nunca del poder judicial, si queremos jueces de cursito interno y segregando aquel que con años de estudio y sacrificio han llegado a ver de una manera diferente, entonces, seguirá ese paradigma ideológico dominante que hoy tiene el poder de la magistratura. Es tan importante el delito menor como aquellos delitos económicos, criminalidad económica, delincuentes de cuellos blancos”. Y nosotros nos sentíamos incluídos en éste pensamiento, porque nos sentimos oprimidos por los poderosos y nadie escapa al delito ambiental, comunica Cruz, sabiendo que el proceso cultural y judicial al que se referían señalaba la persecución policial de los pibes detenidos bajo el Código de Faltas.

Y continuó aún más, quedando en claro para nosotros el porqué Porta está donde está y el seguir allí amparado no solo por un gobierno sino, por el poder judicial que ampara o hace la “vista gorda” a todos los indicios de contaminación. Entonces la idea de independencia, de la patria grande y bla bla… no creemos que sea una realidad, así como decía Pérez…” Hasta el poder de la magistratura nunca nos miran y fallan sin justicia alguna, solo a favor de aquellos que puedan hacerle más difícil su proceder “cuellos blancos”. Dijo poder económico, Porta Hnos. dijimos nosotros. Entonces sin poder debatir y comunicar nuestra experiencia y manera de construir cultura y de buscar independencia alguna nos preguntamos. ¿De qué derechos humanos hablamos? ¿Existirá el momento en que se quedarán sin el pueblo, cuando le den la espalda a los gobiernos? ¿Si no nos sentimos representados, si la justicia se inclina al poderoso, entonces seguiremos así viendo el pueblo en las calles diciendo y organizando? En definitiva la verdadera independencia la tiene el pueblo, de él emana todo espíritu de justicia igualdad y verdad.

Y salimos con nuestras remeras y carteles, aunque solo de esta forma logramos expresarnos, estamos satisfechos una vez más de habernos pronunciado de haber dado nuestra verdad, la que sufrimos cada día, y cantábamos bajito fuera porta de mi barrio. Así nos relató Silvia Cruz cómo vivió estos encuentros acádemicos, lo que si no logramos es que puedan expresarnos su mirada crítica otras vecinas afectadas, debido a que directamente no se sintieron incluídas dentro de la transmisión del conocimiento.

Tiempo y clase

En la búsqueda de una respuesta encontramos otra mirada sobre el tiempo y el espacio acerca de la visión económica: “La empresa moderna pertenece a los inversores, no a los empleados, ni a los proveedores, ni siquiera a la localidad en la cual está situada la empresa. Dunlap es quien habla de pertenencia, en el sentido de que las decisiones de la empresa solo pueden ser tomadas por los inversores. Esta capacidad está en relación, con el proceso de cambio en el cual los centros de decisión, y los cálculos que fundamentan sus decisiones, se liberaron de las limitaciones territoriales, impuestas por la localidad. Este cambio se dio el último cuarto del siglo XX, en lo que Bauman llama: Gran guerra de la independencia del espacio”.

Mejor descripción para el problema que padecen los vecinos de San Antonio e Inaudi no se ha encontrado en ésta monografía “Si una empresa se traslada, solo los inversores, pueden seguir ligadas a la misma, porque no están sujetos al espacio, y ellos son los únicos que tienen la capacidad de decidir si quieren trasladar a la empresa ante la posibilidad de mejorar los dividendos en otra localidad”. Con esta libertad para trasladarse que tiene la empresa, viene implícita la posibilidad de liberarse o huir al mismo tiempo de las responsabilidades.

Las clases sociales buscan la independencia y se convierten en la élite de la cultura, en el centro de la discriminación de sectores públicos y privados, acción que crece no por su diversidad cultural sino, por diversas problemáticas tan acentuadas en donde ya no existe fronteras entre la clase media y media baja, ahora todos pertenecen a los de abajo, a los “negros de mierda” (frase usada para descalificar la lucha contra Porta, expresada por los trabajadores del municipio cordobes y el Diputado Nacional, Diego Mestre), ante la conformidad de clases de un gobierno que discrimina según los intereses que toca cada protesta, por el que reclaman los cuidadanos trabajosamente en su derecho. Son ellos los sin voz, los que hoy están creando una forma de independizarse de las multinacionales (ante los gobiernos tiranos), confrontando al pensamiento crítico, son ellos los protagonistas de cuántas teorizaciones que se crean para dar lugar al pragmatismo del miedo, ellos son la realidad más común de nuestra cultura viva, nuestro sentido común.

Ya Bauman lo expresaba en su “vida líquida”…”Es decir, es una vida en la que nada dura lo suficiente, en la que hay que estar constantemente pendiente para ver de qué lado sopla el viento y actuar en consecuencia, porque si no, nos podemos quedar rezagados, podemos vernos excluídos de la rueda, y caer entre los prescindibles, una “infraclase” compuesta por quienes no participan en el sistema,  puros residuos humanos”.

Otras Notas >> “Como en la Dictadura”

                          PORTA Hnos: “Una amenaza para el ambiente y la salud de los cuidadanos”

                          PORTA Hnos. S A: En la mira de la Responsabilidad Social

                          Porta Hnos. recibe más denuncias en su contra

                          Vecinxs del Barrio San Antonio denuncian penalmente por contaminación ambiental a Porta Hermanos

                          Planta de Bioetanol enferma a todo un barrio en la ciudad de Córdoba

                          Presentan una medida judicial “autosafisfactiva”

                          Protestarán en la puerta de PORTA

Deja un comentario


seis + = nueve

Your email address will not be published. Required fields are marked *